La omnipresencia de los contenidos editoriales y publicaciones académicas ha favorecido el acceso y la difusión de autores e instituciones. Las publicaciones electrónicas se han convertido en un negocio necesario y obligatorio, que a su vez es la forma más rápida de piratería a nivel mundial, dejando pérdidas en la industria del libro y en las regalías de los autores.

Con esta preocupación en mente, el día 8 de diciembre se realizó una sesión gratuita convocada por CeMPro y Editamos en la que participaron como ponentes Quetzalli de la Concha y Oscar Ferreira.

La revolución de los modelos de consumo y del mercado creativo no es algo nuevo, señala Quetzalli de la Concha, vicepresidenta y consejera legal del Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor y actual presidenta de la Coalición por el Acceso Legal a la Cultura (calc), baste mirar la innovación, y a su vez el cambio de paradigma legal y de acceso que representó en su momento la invención de la imprenta, y más recientemente la aparición de la fotocopia como elemento infractor de los derechos morales y patrimoniales.

En la convergencia entre las fronteras tradicionales entre los medios de difusión o tecnologías y los distintos soportes clásicos de las obras, es donde surgen las sociedades de gestión colectiva y su incansable labor por la educación de una legalidad que respete los derechos de autor y penalice a los usuarios o audiencias infractoras, y ahí, señala Quetzalli, se establecen lazos inmediatos con las nuevas tecnologías que sean eficientes en respetar la legalidad.

Hoy no es suficiente, y no es físicamente posible que cada empresa o institución académica realice labores de búsqueda y solicite el respeto al derecho de autor; se requiere de tecnología de punta, probada y accesible para automatizar estos procesos.

CeMPro y caniem han realizado, a lo largo de sus décadas de alianza, muchas acciones en contra de la piratería tradicional amparados en la legalidad y las normas vigentes con distintos grados de éxito. Sin embargo, en el mundo digital y aun cuando en materia legal queda mucho por esclarecer pese a las reformas ya incorporadas, se han tomado acciones contra la piratería online que requiere del soporte tecnológico para combatir a los infractores de una manera asertiva y certera.

Utilizando algoritmos de inteligencia artificial y aprendizaje automatizado, Gedosal monitorea, identifica y rastrea en tiempo real la fuente de todos los enlaces donde se infringe la propiedad intelectual, con el objetivo de evitar afectaciones a la marca, los productos y contenidos en la web.

A través de cinco pasos, como lo explicó Oscar Ferreira, ceo de la empresa e ingeniero en Sistemas Computacionales con una maestría en Minería y Ciencia de Datos por la uvm, la plataforma de Gedosal extrae, identifica, valida, elimina y reporta al usuario los múltiples sitios donde se han subido versiones piratas de las obras.

Como empresa especializada en contenidos digitales y ciberseguridad, Gedosal ha firmado un acuerdo con CeMPro que pone a disposición la más alta tecnología para eliminar y rastrear la piratería en el mundo digital. El acuerdo permite un acceso amplio, y a un costo razonable, para aquellas entidades académicas y editoriales del mundo privado que han vivido la piratería en línea como una amenaza creciente.

Para mayor información, favor de escribir a socios@cempro.org.mx

* Con información de Editamos