De acuerdo con la metodología que utiliza la Coordinación de Gestión de datos, las editoriales del sector privado en México se pueden clasificar de acuerdo a la línea editorial y al rango de tamaño. En total se definen 5 rangos que van de Macro, empresas que facturan más de 200 millones de pesos, hasta Editoriales en Desarrollo (eed), que facturan menos de un millón de pesos al año.

De las 230 editoriales que componían el sector editorial privado en 2019, 11% facturaron más de 80 millones de pesos en el año (son de tamaño Macro o Grande), mientras que 33% son eed, es decir, en 2019 facturaron menos de un millón de pesos; se estima incluso que la tercera parte de estas editoriales facturó menos de 100 mil pesos en el año.

En un estudio realizado por la caniem durante 2020, con datos de 2019, se observó que las eed participantes en la encuesta produjeron en conjunto 401 mil ejemplares, mientras que la comercialización fue de 163 mil ejemplares, con una facturación neta de 13.5 millones de pesos. Esto significa que, en promedio, cada editorial produjo 10 mil ejemplares en el año, vendió 4 mil y registró una facturación neta de 338 mil pesos.

Una característica que llama la atención de estas editoriales es cómo la producción de ejemplares es muy superior a la venta de ejemplares. Si se hiciera la suposición de que cada año se vende solamente lo producido durante el mismo, se tendría que estas editoriales están comercializando solamente 40% de su producción.

Entre los comentarios que estas editoriales hacen respecto a su actividad, se encuentra que:

  • La producción es programada para que sea distribuida en 2 o 3 años.
  • Aun así, las ventas registradas en el año se generan básicamente de ediciones en inventario.
  • Se han tenido problemas con la devolución en sus puntos de venta.
  • En ocasiones, la editorial realiza otras actividades para poder sostener la actividad de edición.
  • En general, la comercialización del libro se ha vuelto difícil y lenta.

En 2020 la situación de estas editoriales se estima aún más complicada. En una primera actualización de información general se observa que, de las empresas que en 2019 eran eed, para 2020, 20% están ilocalizables, mientras que 17% no tuvieron actividad de producción ni de venta. Otro 5% no tuvo actividades de producción, pero sí de comercialización; mientras que 3% sí tuvo producción de ejemplares, pero no registró venta.

Fuente: Gráfico.

El informe completo de Editoriales en Desarrollo se puede consultar en https://bit.ly/3tFBNl3